Alberto ContiCasos de ExitoDesarrollo PersonalEmprendedoresExitoMotivaciónSuperando Obstaculos

La Bendición del Fracaso

Ya lo he intentado todo y nada ha funcionado

¿Cuántas veces has pensado que ya no vale la pena seguir intentándolo?. ¿Cuántas veces te has resignado a tu suerte, pensando que ese sueño que tenías quizás no era para tí?. ¿Cuántas veces tiraste la toalla, sin sabes que estabas solo a unos centímetros de tu victoria?    Yo se muy bien como uno se siente, porque me ha sucedido a mi también, el no estar preparado para enfrentar el gran desafío que implicaba una iniciativa me llevó luego a desistir y abandonar mi proyecto de vida.
Con frecuencia, la presión y de las dificultades lleva a uno a hacerlo tambalear y dudar de sus creencias. La falta de resultados inmediatos a la larga generan temor, incertidumbre, y la pérdida total de tu visión, y cuando se prolonga produce frustración y uno pierde las esperanzas.
Las emociones negativas que sentimos en esos momentos, nos llevan a tomar decisiones precipitadas como el llegar a renunciar temporalmente a nuestros sueños.
Pero te aseguro una cosa, que el precio que uno paga por haber renunciado y dejado de luchar, es mucho mas traumático y penoso que si uno se hubiera determinado a perseverar.
Me gustaría invitarte a que leyeses los siguientes testimonios que te presento a continuación.
Hombres que en comparación a nosotros no tenían ninguna probabilidad y ni siquiera todas las ventajas, posibilidades y oportunidades que hoy tenemos a disposición.
Lo que mas llama a mi atención es que estos hombres no contaban con toda la preparación suficiente y con la experiencia, elementos imprescindibles para poder administrar con eficiencia sus proyectos. Pero tenían una fe y una confianza ciega en sí mismos. Un optimismo tan grande como el tamaño de sus sueños, lo que los llevó a la cumbre y realización de lo que perseguían.
Tomas Edison dijo que «el fracaso es el precio que pagamos para obtener el exito«. Amigo, yo no se cuántas veces lo has intentado, no se cuáles fueron los motivos que te llevaron a fracasar tus tentativas. Lo único que sé es que aún estás a tiempo de intentarlo nuevamente. Pero hazlo esta vez de forma inteligente. Sigue el ejemplo e imita a los exitosos que sí lo lograron, pues tenemos mucho que aprender con ellos.

Abraham Lincoln

La clave del éxito personal está en saber persistir, porque la perseverancia es efectiva. Permítame que les muestre la historia de uno de los fracasos más notables de la historia de los EE.UU.

• En 1831 se arruinó en los negocios.
• En 1832 fracasó como candidato a la Legislatura.
• En 1833 volvió a fracasar en los negocios.
• En 1834 fue elegido para la legislatura.
• En 1838 fue derrotado como candidato a la presidencia de la Legislatura.
• En 1843 fue derrotado como candidato al Congreso.
• En 1846 fue elegido diputado.
• En 1855 fue derrotado como candidato a vicepresidente.
• En 1858 fue derrotado nuevamente como candidato al Senado.
• En 1860 fue elegido finalmente como Presidente de los Estados Unidos.

Su nombre era, Abraham Lincoln!

Para muchos Abraham Lincoln fue un gran héroe, pero para otros un verdadero villano, yo no sé quien tendrá razón, que la historia la juzgue.  Creo que eso no es relevante ni nos debe preocupar .
Para mí en lo personal eso no tiene ninguna relevancia, el punto aquí es que nadie podrá negar que la perseverancia de este ser humano excepcional llamado Abraham Lincoln, con su increíble actitud de optimismo ante el fracaso es un legado precioso que perdurará en la historia a través de todas las generaciones.
En algunos momentos difíciles de mi vida me tocó tener que ser visitado por el fracaso. Cuando la decepción de la derrota tocaba la puerta de mi vida, el recordar la historia de Lincoln me ayudaba a armarme de valor para levantarme, perseverar, seguir creyendo en mis sueños y luego animarme a volver a intentarlo.
Tu tienes que entender que el éxito y el fracaso van de la mano. Donde existe la posibilidad de éxito, también existe la posibilidad de fracaso. No hay nada de malo en fracasar en tanto que aprendamos de cada lección.

Tomas Edison y la bombilla electrica

Creo que todo el mundo ha oído hablar alguna vez de Thomas Edison, aunque creo que hay algunos detalles más importantes de los que no se hablan mucho y, los cuales, son muy valiosos para extraer lecciones y aplicarlos a nuestra realidad.  Dicen que fue un mal estudiante apasionado por la lectura. Parcialmente sordo desde niño (según él por un tirón de orejas de un empleado del tren aunque se cree que fue por enfermedad), es padre de muchos inventos que, con mayor o menos éxito, fueron viendo la luz. El más grande inventor de los Estados Unidos (recibió la medalla del Congreso) y quizás de la historia ha sido Thomas Edison, quien cambió la vida de la gente en todos los lugares del mundo con inventos tales como la luz eléctrica y el fonógrafo.
Pero, el rasgo más importante de su carácter, fue sin duda, su perseverancia. Realizó más de mil intentos para conseguir una lámpara incandescente que funcionara. Más de mil. Habría que plantearse cuántos de nosotros nos habríamos retirado antes, en las primeras tentativas.
Si estudias la vida de las personas como Tomás Edison, descubrirás a otro mayor fracaso en la historia de la invención. Fracasó más de 1000 veces hasta llegar a una planta de la cual podía sacar un elemento natural, fracasó cientos y cientos de veces en otros experimentos, más de 1.000 veces en su intento por lograr hacer el filamento para la bombilla eléctrica.
Después de haber fracasado unas 1.000 veces, su caso fue noticia destacada en los noticieros locales, lo llamaron el disparate de Edison. Cierta vez, un joven reportero le preguntó: ¿Señor porque insiste en gastar todo este tiempo y este dinero si ha fracasado 1000 veces?
Edison le dijo: “Usted no entiende como funciona el mundo. No he fracasado para nada. He descubierto con éxito 1000 formas que no funcionarán”.
Y su biografia nos cuneta que luego de más de 1000 experimentos, Edison descubrió el tungsteno, el filamento impregnado de carbono y encendió la primera bombilla eléctrica. Con su invención cambió al mundo para siempre.

Coronel Harland Sanders

El Coronel Harland Sanders comenzó su negocio de venta de pollos a la edad en que el resto de la gente ya comienza a retirarse, con 60 años aproximadamente. Su primer “local” de venta fue el baúl de su automóvil, donde preparaba y tenía listas las presas de pollo adobadas y sazonadas con “su receta especial”, luego las freía y vendía, a modo de “comida rápida”.
Convencido de la calidad de su pollo frito, decidió salir de su inestable situación económica, tomando la iniciativa de viajar por todo el país en su coche, cocinando su producto de restaurante en restaurante para que tanto dueños como empleados lo probaran y lo conocieran. Si la reacción era favorable, cerraba un trato con un apretón de manos en la cual cobraría 5 “centavos” por cada pollo vendido. El coronel Sanders, un hombre de 66 años, fue a más de 1000 restaurantes para tratar de vender su receta inicial, antes de encontrar un sólo restaurante que le pagó una regalía de
cinco centavos el pollo.
Pero él continuó persistiendo y luego tuvo éxito!! Hoy en día, en muchas partes del mundo encontramos algún Kentucky Fried Chicken, gracias a que el Coronel Sanders decidió, en sus “años maduros” y con sólo algunos dólares en el bolsillo comenzar su propia empresa con la visión correcta hacia el futuro.
Déjame preguntarte: ¿Usted continuaría intentándolo después de que 100, 200, 500 y 1000 personas le hubieran dicho “No!”? Sanders lo hizo y se convirtió en uno de los hombres más ricos en América. Para 1964, el Coronel Sanders tenía 600 establecimientos con su producto en los Estados Unidos y Canadá. Ese mismo año, vendió sus acciones de Estados Unidos por dos millones de dólares a un grupo de inversionistas. El coronel permaneció dentro de la compañía en calidad de consejero y trabajando en relaciones públicas. En 1976, una encuesta independiente colocó al coronel como la segunda celebridad más reconocida en todo el ámbito mundial.

El Dr. Bernardo Stamateas afirmó en su libro “Fracasos exitosos” que: “Fracaso + fracaso + fracaso son igual a Oportunidades de Oro”. Todos tenemos permiso para equivocarnos, pero también derecho y permiso para revertir los errores y transformarlos en éxito. Pues aprendamos del error, olvidemos los detalles y sigamos adelante!
Amigos, admitamos que la mayoría de nosotros prefiere no correr riesgos, no equivocarse nunca ni fracasar. Pasa que nos enseñaron un mal significado de la palabra fracaso. Necesitamos hoy  adquirir una nueva mentalidad para superar ese sabor amargo de las puertas cerradas y saber armarnos de coraje y valor para volver a intentarlo.
Amigo, yo no se cuántas veces lo has intentado, no se cuáles fueron los motivos que te llevaron a fracasar tus tentativas. Lo único que sé es que aún estás a tiempo de intentarlo nuevamente. Pero hazlo esta vez de forma inteligente. Sigue el ejemplo e imita a los exitosos que sí lo lograron, pues tenemos mucho que aprender con ellos.

 

Escrito por Alberto Conti – Extraido de su libro Megaheroes

 

Conviértete en una persona conocida por lograr todo lo que te propones, y ya verás como el éxito empieza a aparecer mas a menudo en tu vida.

 

 

Posts relacionados

Tu tiienes el perfil necesario para trabajar en casa?

Kathy Denison, De Mucama a Millonaria en Network Marketing

Integridad, un codigo inviolable para triunfar en tu negocio Multinivel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.