Destaque
Inicio » Blog » Dejad que los contactos vengan mí

Dejad que los contactos vengan mí

La Revolución del Multinivel

Un joven llamado Mike Dillard aprendió cómo hacer que la gente viniera y le rogara entrar en su oportunidad de negocio en lugar de ir él detrás de familiares y amigos.

Cuando Mike tenía 25 años, tras 5 años en el negocio, podía contar con los dedos de una mano la gente que había afiliado en su multinivel. Por mucho que trabajase, no era capaz de ganar dinero con el negocio, incluso trabajando día y noche, incluso a pesar de que había hecho todo lo que su up-line le decía. Fue a todas las reuniones en 500 kilómetros a la redonda, hizo un promedio de 100 llamadas en frío al día, y gastó hasta el último centavo que tenía en libros, cintas de audio y publicidad que nunca se rentabilizó.

Cuando le explicó a su up-line, le dijo que debía ser que estaba haciendo algo mal. Que el sistema era completamente “duplicable”, y que lo único que necesitaba era ser más positivo… poner más metas…llamar a más contactos… y asistir a más seminarios y reuniones de entrenamiento.
Pero esas cosas únicamente le aportaron más rechazo… y frustración. De hecho, para ese momento ya se encontraba en completa quiebra… tenía deudas de miles de dólares… estaba tan hundido que tuvo que vender su bicicleta y los muebles para poder comer.

Ya había perdido la esperanza de que el multinivel fuera a servirle de algo.

Entonces, un día, casi por accidente, descubrió una forma secreta de conseguir prospectos en Internet. Se trataba del mismo sistema increíble que vas a aprender en este libro. ¡Un sistema por el cual la gente interesada viene a buscarnos, decenas de personas cada mes que quieren hacer el negocio con nosotros! Comenzó a aplicar el nuevo descubrimiento. De pronto, el negocio del multinivel dejó de ser una lucha. Cambió como de la noche al día. Su negocio comenzó a crecer increíblemente. Incluso le
llamaba gente de diferentes partes del mundo pidiéndole entrar en su down-line. En sólo cuatro meses consiguió la libertad financiera. Y salió para siempre jamás de la “carrera de la rata”.

Está claro que es mucho mejor que la gente venga a ti por su propio interés que si tu vas a ellos. De un modo u otro piensan que tú los vas a ayudar a llegar a la independencia económica. Cuando tú andas detrás de la gente insistiendo de diferentes maneras diplomáticas (y no tan diplomáticas) para que tomen la decisión, parece como si eso los ahuyentara.

¿No sería un sueño que, como en el caso de Mike, en lugar de tú ir a la gente, la gente viniera a ti? ¿No hay una diferencia cualitativa?

Te estás haciendo rico

El otro día me encontré con Juan Luis, un amigo que hacía tiempo no veía. Con él siempre andamos hablando sobre nuevas maneras para hacerse rico. Él, sin saber nada de mi crecimiento en el multinivel de los últimos años, me preguntó: “¿qué, tienes algún negocio interesante? ¿Cuál fue mi respuesta? ¿Como decía un Diamante de Amway: ¡Siéntate aquí, que te voy a explicar!?
No, un profesional no se precipita de esa manera, eso lo hacen los aficionados desesperados por ganar algo de dinero a cualquier coste.

El distribuidor del nuevo multinivel, como profesional que es, no salta al cuello de sus presas, perdón, contactos.

Simplemente le dije: Pues sí, estoy con un negocio nuevo en Internet que está funcionando muy bien. No te voy a contar porque sería muy largo. Si te interesa saber en serio ya me lo dirás. Nada más, le pasé la pelota. En otras palabras le estoy diciendo que él tiene que rogarme si quiere acercarse más. Le pregunté por cómo le iban las cosas, cómo estaba su familia, su trabajo, conversamos un rato y no mencioné más sobre el negocio.

Mi mujer insistió en que por lo menos le enviara un e-mail explicándole el negocio, él dijo que sí, que se lo enviara… No se lo envié. No quiero pedirle a la gente que se una a mi negocio, no me quiero poner en esa posición. Yo no voy detrás de nadie.

La verdad, después de recibir varios e-mails DIARIOS de gente genuinamente interesada en entrar al negocio, no pierdes el tiempo con otras personas hasta que no te lo piden.

Y tú no debes ir detrás de nadie tampoco. Tú eres el que se está haciendo rico, no ellos. ¡Por eso no le vas a rogar a nadie que se una a tu negocio! ¡Punto!

Tú puedes actuar así también aunque acabes de comenzar en el negocio hace una semana y ni siquiera hayas cobrado el primer cheque. Por el mero hecho de estar en el negocio, ya te estás haciendo rico. Ya estás en el camino, y puedes adoptar la misma postura.

Al cabo de dos días me llamó mi amigo. “Oye, que me quedé pensando el otro día en lo del negocio, y como el e-mail no me ha llegado todavía… ¿Tienes ahora tiempo para contarme un poco?” Ahora sí, él me lo estaba pidiendo.

Esta historia es sólo una muestra de cómo la gente correcta llega hasta ti cuando estás en posición de atraer, no de perseguir. Pero el sistema que vas a aprender en este libro es algo más, es un método de selección automática que atrae enormes cantidades de gente interesada a través de Internet.

Trabaja con la gente adecuada

Este principio va a revolucionar tu negocio multinivel. La gente va a venir a ti. De hecho vas a tener que seleccionar la gente con la que trabajas para poder tener tiempo suficiente para todos tus socios en el negocio. Que la gente venga a ti va a provocar que no tengas que preocuparte de motivar, presionar… La gente que ha venido a ti suele ser gente altamente motivada, tienen sus objetivos muy claros, no necesitas convencerles de nada.

Es cien veces más productivo encontrar a la gente que sí desearía trabajar contigo que tratar de convencer a los que tienes a tu alrededor, porque persiguiendo a tus familiares y conocidos vas a estar continuamente en una especie de tira y afloja (por eso el multinivel tradicional hace tanto énfasis en la motivación).

Había una distribuidora que llevaba cuatro años en el negocio. Durante los primeros dos años sólo había conseguido afiliar cinco o seis personas en su grupo. En los siguientes dos años construyó una organización de más de 6.000 personas. Cuando le preguntaron cuál había sido el cambio que había producido esos
resultados justamente después de dos años, ella respondió: “Los dos primeros años intenté motivar a mi gente. Los dos siguientes años me dediqué a buscar gente motivada.”

Autor: La Revolución del Multinivel, por Javier Sierra

Related Posts with Thumbnails

2 Comentarios

  1. Felicidades por el artículo.

  2. alguna vez te han pagado por consumir o recomendar tu cafe? si aun no te pagan, cambia de marca, que esperas? contactame! por fb juanantoniosmv

Deja un comentario

Scroll To Top